Helvetica® Familia tipográfica


Diseñado por Linotype Design Studio/1961
Max Miedinger

Helvetica

Helvetica

Helvetica – sigue siendo la fuente sans-serif más popular. Obtenga la versión original de Linotype.com como fuente individual, en un Value Pack o como fuente web.

¡Precio inmejorable!

Compre los 28 pesos de Helvetica en un paquete: ahora disponible para descarga inmediata.

¿Necesita pesos individuales de Helvetica?

¡No hay problema! Los pesos de las distintas fuentes tipográficas Helvetica están disponibles para descargarlos de manera inmediata. Desde .

Neue Helvetica

Actualización y extensión oficiales de la fuente tipográfica clásica Helvetica. Satisface los requisitos tipográficos más exigentes.

¡Ya están disponibles las nuevas fuentes Compressed para la familia Neue Helvetica!

Hay un peso compacto y fino disponible, Compressed, para cada uno de los ocho grosores de trazo. Los nuevos pesos amplían las opciones de uso de Neue Helvetica en todas las aplicaciones en las que hay poco espacio, por ejemplo, titulares, carteles o etiquetas de precio.
Descubra más sobre este nuevo peso Compressed.

Acerca de Helvetica

La fuente Helvetica es una de las más conocidas del mundo. Transmite una sensación de eficacia lúcida a cualquier mensaje tipográfico, con sus formas limpias y sensatas. La fuente original recibió el nombre de Haas Grotesk y fue diseñada en 1957 por Max Miedinger para la Haas’sche Schriftgiesserei (Fundición Haas) de Suiza. En 1960, se cambió el nombre a Helvetica (una adaptación de “Helvecia”, el nombre latino de Suiza). A lo largo de los años, la familia Helvetica se amplió incluyendo distintos pesos, pero no estaban tan bien coordinados entre sí como deberían. En 1983, D. Stempel AG y Linotype rediseñaron y digitalizaron la fuente Neue Helvetica. La actualizaron convirtiéndola en una familia tipográfica cohesiva. En la actualidad, la familia Helvetica original está formada por 34 pesos tipográficos diferentes y la Neue Helvetica por 59. La familia Helvetica forma ahora parte integral de numerosos sistemas operativos e impresoras digitales y se ha convertido en una referencia estilística en nuestra cultura visual. Se trata de la fuente sans serif (sin remates) por excelencia: atemporal y neutral. Además se puede usar para cualquier tipo de comunicación.