Breves apuntes de Zapf

Echando la vista atrás hacia su carrera: breves apuntes de Zapf

Hermann Zapf
Con ocasión de su noventa cumpleaños, Hermann Zapf ha escrito unos apuntes y desea compartirlos con ustedes. En ellos echa la vista atrás y recuerda cómo comenzó con el diseño de tipos, además de hablar de su excelente relación con Linotype, que dura más de 70 años.
70 años con Linotype es mucho tiempo: lo normal es que nadie se quede tanto en una empresa. Tal vez mi gran suerte ha sido ser siempre autónomo, no un empleado de Linotype, ni en Stempel AG de Frankfurt ni en la sede de Mergenthaler Linotype de Brooklyn. Puede que fuera la razón por la que me trataban tan bien. Sólo hablábamos para adaptar los alfabetos a los distintos sistemas de fotocomposición que Linotype desarrollaba en los años sesenta y setenta.
En realidad mi intención no era convertirme en diseñador de tipos. Sin embargo, debido a los problemas de mi padre con el nuevo gobierno alemán en 1933, se me prohibió estudiar Ingeniería Electrónica en la Politécnica de Ohm, en Núremberg. Siempre había querido ser ingeniero. Tuve que renunciar a mi sueño y aprender el oficio de retocador de fotos en una empresa de impresión de Núremberg. De hecho, era el último recurso.
En 1935, una exposición de Rudolf Koch en Núremberg despertó mi interés por la tipografía. Tenía prohibido asistir a clases en la escuela de artes en los años treinta, así que mi única opción era aprender a escribir las letras con los libros de Rudolf Koch y Edward Johnston.
En su origen, diseñé la caligrafía “Gilgengart-Fraktur” para “Chronik von Oberursel”. Antes ya había hecho esbozos de letra gótica. Esta fuente pasó por una mala racha durante la prohibición de la letra gótica durante la guerra, en 1941. Como consecuencia, se detuvo la producción de matrices de Linotype. Durante la guerra trabajé en Francia en una unidad geográfica.
Me he dedicado a todas las técnicas de producción de fuentes. En los años cincuenta fue el tipo clásico, caliente, hecho a mano. Le siguieron diseños gráficos para los distintos sistemas de fotocomposición, y en la actualidad me dedico al dibujo digital para ordenadores. (Todo ello se describe con detalle en mi libro “Alphabet Stories”, publicado por Linotype y the Rochester Institute of Technology, 2007)
He tenido la gran suerte de colaborar con el famoso fundidor de tipos August Rosenberger, en Frankfurt, que cortó a mano mis primeros tipos “Gilgengart,”, “Palatino®&rdquo y “Optima®”, y de trabajar con Akira Kobayashi, de Linotype, en la conversión digital de mis fuentes, que contiene tipos disparatados como “Zapfino®”. Por otra parte, tengo la suerte de que no me tiembla el pulso, así que todavía consigo dibujar caracteres de 1 mm. con un pincel fino.
El éxito de mis fuentes durante los últimos 70 años se debe en gran parte a los fantásticos empleados de Linotype, al departamento técnico y de marketing. Nunca se les menciona, pero el diseño de tipos es, en cierto modo, un trabajo en equipo.

Productos relacionados

119 US$
Añadir al carrito