Pleasures of Design

Diseñar y producir sus propias publicaciones puede ser una actividad muy divertida y satisfactoria. Con práctica y atención al detalle, le sorprenderá el toque atractivo y autoritario que puede imprimir a sus documentos. Aunque sin duda mirará con orgullo lo que produce con la impresora láser o el dispositivo de fotocomposición, como ocurre con muchas otras cosas, los nuevos placeres conllevan nuevas responsabilidades.

Habrá implicaciones editoriales. Los editores y los diseñadores contratan a revisores cuyo trabajo consiste en comprobar la ortografía, la gramática y el formato (errores) antes de enviar el producto al cliente. A menudo, los autores y los diseñadores no ven sus propios errores porque trabajan bajo gran presión y no se pueden distanciar del trabajo.

Por eso, es muy importante que otra persona revise gramática, ortografía y otros errores del trabajo. Un documento bien compuesto lleno de errores ortográficos perdería la autoridad adquirida a través del fabuloso diseño.

La mayoría de la gente prefiere corregir una página que ya esté impresa. Leer en pantalla es una destreza que hay que trabajar.

Al corregir una página de texto, marque cada corrección que realice. De lo contrario, tendrá que estar retrocediendo cada poco para ver si se ha hecho.

Algunos textos, por ejemplo, documentos legales, son inviolables. No habrá oportunidad alguna de cortarlos para que encajen en la página. Pero en la mayoría de los textos, especialmente revistas y periódicos, se pueden recortar una o dos líneas (a menudo con acierto) para ajustarlos a la página o para combinarlos con las ilustraciones. Si no puede cortar el texto usted mismo, gánese la confianza de un editor responsable que le ayude. Pero prepárese para perder algo de tiempo, el objeto de la publicación debe transmitir la intención del escritor al lector, y no está pensado para hacer la vida del diseñador más fácil.

Para conseguir un diseño y una composición exitosos, serán necesarias ciertas habilidades, que como ocurre en todos los casos, se pueden adquirir y mejorar con el tiempo. Debe estar dispuesto a mantener una actitud crítica con sus composiciones y a aceptar consejos de quien pueda dárselos. Intente aprender de la experiencia. El primer criterio debería ser: “¿El documento comunica las ideas del autor al lector lo más rápida y directamente posible?” Si la respuesta es “no”, entonces intente descubrir por qué. Puede que se esté esforzando demasiado. Si hay demasiados fuegos artificiales gráficos, pueden interponerse fácilmente entre el lector y la intención de las palabras.