Pleasures of Design

Las líneas (más conocidas como “trazos”) se pueden usar para separar o unir texto. También se pueden utilizar para enfatizarlo.

Un trazo en una única columna o en forma de caja aislará el texto que contiene o que se encuentra por debajo. Un trazo entre dos columnas unirá el texto que se encuentra en la parte inferior.

Los trazos combinados con un título aumentarán el impacto de éste, pero el efecto puede ser muy fuerte, así que hay que usar estos recursos con moderación. Si se usan trazos para conseguir el énfasis, asegúrese de que no se cortan las palabras del texto pertinente, a no ser que sea necesario.

Sea cual sea el peso del trazo elegido, úselo con consistencia. Las variaciones sutiles del peso que pueden ser significativas para el diseñador podrían no significar nada para el lector. Si existe un motivo para usar más de un peso, tienen que ser claramente diferentes, de lo contrario, parecerá un error.

El texto enmarcado suele ser un fragmento relacionado con el cuerpo del texto pero que se puede leer de manera independiente. Se tiene que configurar con una medida más estrecha, teniendo en cuenta el espesor del trazo y de modo que haya un espacio razonable (no menos de 6 puntos, ni más de 12) entre el texto y la caja. A veces, es muy útil componer el texto con un tamaño menor que el del cuerpo del texto.

Demasiados trazos pueden dominar una página. Úselos de manera constructiva para guiar al lector a través de la página. Si hay muchas cajitas en una página, será más fácil manejarlas. El aspecto será mejor si las agrupa y no las esparce aleatoriamente por la página. Si se coloca una caja en el medio de una columna, debería ser una pausa natural. De lo contrario, el lector podría tener dudas sobre por dónde continuar.

Utilice con suma moderación las variaciones en los trazos, como matices, sombras y otros efectos. De lo contrario, simplemente aumentarán la confusión sin mejorar el aspecto de la página.

más ... Las páginas ... Parte 1